martes, 25 de marzo de 2008

Lluvia

Lluvia.

En la ciudad solo queda lluvia...



Corren las lágrimas por su cara, quieren huir de su piel. Huyen como todos lo hicieron, todos se fueron...Y él se quedó. La ciudad se quedó vacía, y el se sintió igual.



Cierra los ojos mientras el agua sube. Pudo elegir vivir, pero ya estaba muerto. Lo supo desde el primer momento en que la ciudad estuvo perdida, el decidiría morir. Oye las palabras mientras el agua sube, vuelve a oir aquella voz, vuelve a ver la playa...

"Ven a mí, deja el ruído, deja la desesperación, deja el dolor. Olvida la vida, todo es una ilusión. Vuelve a mí. Vuelve a vivir."



A lo lejos ve una figura de mujer junto a la orilla, esperándole mientras observa la línea que divide el cielo del mar...

De regalo una canción que ha despertado hoy en mi memoria:

sábado, 15 de marzo de 2008

Bailemos pues, pero nunca olvidemos lo bailado

John Travolta era Vincent Vega, un gangster de los de toda la vida, y no un deforme adorador de la cienciología que vive de su pasado. Uma Thurman era Mia Wallace, deseable y cautivadora desde el primer fotograma, y no una actríz olvidada por el público y los proyectos interesantes(exceptuando Kill Bill, pero siendo de su amigo Q. no cuenta). Ellos simplemente bailaban y todo el mundo queria ser como ellos...



Era 1994 y el tiempo no era una losa que todo lo degrada y que convierte lo grandioso del pasado en mito.